SEXO EN EL SILLON

SEXO EN EL SILLON
Medianoche. Charly sentado en su sillón. Pensando, una vez más, en Lore. Y deseándola.
Necesitaba esa descarga que solo ella podía brindarle. Como nadie. Estaba solo con un pequeño short que siempre usaba al salir de la ducha, pero sintió que le estorbaba y se lo quitó quedando completamente desnudo.
Con el recuerdo de su amada amante dándole vueltas por la cabeza empezó a tocarse, notando que su miembro ya se había endurecido solo, sin otra ayuda que su memoria.
Tomó su pija con la mano derecha y comenzó a moverla de arriba hacia abajo, mientras sus ojos cerrados dibujaban en su mente el cuerpo suave y caliente de Lore.
Sin pensarlo dos veces tomó su teléfono celular y comenzó a marcar los números del teléfono de la casa de Lore. Tono de llamada. Eterno. Su voz se hacía desear tanto como ella toda.
Casi simultáneamente creyó ver en el umbral de su puerta una silueta conocida… deseada… como ofrenda de pasión ella estaba ahí… deseándolo también… Lore.
Charly, sin dejar de tocarse, la observó detenidamente sin decir palabra alguna. Ella vestía un gran tapado hasta la pantorrilla y unos bellos zapatos rojos con taco alto.
Lore lentamente se acercó, mirándolo fijamente a los ojos y se le colocó adelante. Abrió su tapado y dejándolo caer muy suavemente, dejo ver que sólo tenía puesto una fina lencería negra que destacaba su pequeña tanga, y que contrarrestaba con el rojo carmesí de su calzado.
Sus pechos al descubierto, desafiantes, le provocaban muchos deseos de mamarlos, pero él no pudo moverse, atónito por tan excitante imagen. Solo su mano derecha continuaba con la masturbación que le imprimía a su sexo palpitante.
Lore, abriendo las piernas, se sentó sobre Charly y comenzó a besarlo con mucha pasión… su lengua entró en la boca de su macho y comenzó a lamerle la suya muy profundo… los labios fuertemente pegados… y las manos de ella se enredaban en sus cabellos, atrayéndole la cabeza para intentar lamer lo más profundo de su boca.
Las manos de él inmediatamente llegaron a esas tetas hermosas y paradas para apretarlas… manosearlas casi salvajemente… al ritmo de la excitación que ya los estaba invadiendo casi por completo.
Luego de un prolongado tiempo de besos y toqueteos, Lore comenzó a pasar su lengua por el cuello de Charly… suavemente… y siguió bajando para lamer las tetillas de él… su lengua dura causaba una enorme excitación en los pequeños y duros pezones de su hombre… cosa que él lo hacía saber con sus gemidos de placer.
Lore siguió deslizándose hacia abajo… y él abrió sus piernas para darle a ella un sitio como en donde ubicarse arrodillada.
Sin ningún tipo de escalas comenzó a chupar esa pija hermosa y durísima que tanto la obsesionaba, y con la que tanto soñaba en su soledad para acabar masturbándose con esa imagen.
Pero ahora la tenía en su boca… no lo imaginaba… y quería aprovecharlo y disfrutarlo al máximo.
Su cabeza subía y bajaba al ritmo de una cogida con la boca, y que apretaba fuerte esa verga para que la sangre acumulada dentro de ella la ponga cada vez más tiesa.
Solo frenó ese movimiento para pasarle varias veces la lengua por todo el tronco de abajo hacia arriba, quedándose con su boca en la cabeza, mientras su mano masturbaba a su macho.
Luego con su lengua comenzó a lamer sus huevos, duros también por la excitación, y sin dejar de mover esa mano que lo pajeaba rápidamente.
La pija de Charly estaba increíblemente dura y Lore decidió que era el momento de sentirla adentro suyo… estaba claro quien ejercía el dominio esta vez… y eso calentaba muchísimo a ambos.
Ella se paró frente a él y abriendo sus piernas lo montó… no fue necesaria la ayuda de las manos para lograr que ese miembro parado y ya húmedo penetrara al primer intento esa preciada concha, ya lubricada de tanta excitación.
Ella empezó a moverse lentamente, disfrutando de cada centímetro de carne que le frotaba la vagina… sus jugos se mezclaban… sus calores se confundían… ella sentía como la punta de esa pija llegaba a lo más profundo de si… y eso la calentó muchísimo, a tal punto que comenzó a moverse muy fuerte… duro y salvaje… saltando con su concha sobre esa verga e intentando hacerla golpear lo más hondo posible.
Sus gemidos y jadeos fueron la invitación para que Charly comenzara a chupar esas grandes tetas que ahora tenía al alcance de su boca… su lengua jugaba con los pezones durísimos… su boca succionaba fuerte… y sus dientes las mordían sin importar el dolor porque esto también la excitaba… ella no quería que parase y le sostenía la cabeza pegada en sus pechos, ya mojados por la saliva de Charly y marcados por sus dientes.
Sentían que querían más… necesitaban mas siempre… como macho y puta… cógeme fuerte, se exigían… no pares, hijo de puta… cógeme, putita hermosa… dame con todo, papito…y nada de esto les alcanzaba!
Así, cogiéndose ambos como dos a****les salvajes en pleno celo, ella sintió llegar su orgasmo… un grito muy largo y fuertísimo fue el indicador… y él también descargó toda su leche caliente dentro de ella… fue eterno… no paraba más… seguían moviéndose sin dejar de coger mientras estaban acabando.
Finalmente, luego de recuperar algo de aliento, Lore se volvió a arrodillar entre las piernas de Charly y comenzó a limpiarle de leche toda la pija, que aún continuaba dura.
No paró de mamarlo hasta quitarle hasta la última gota de semen… y tragó todo ese néctar.
Mientras lo terminaba de degustar pasándose las lengua por lo labios, Lore quedó maravillada al ver que esa pija, que ya le pertenecía, aún estaba parada.
Quizás no sería mala idea empezar de nuevo…

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir