Chloë: la colegiala y la diosa romana

Chloë: la colegiala y la diosa romana
Chloë: la colegiala y la diosa romana…………..

Un barrio residencial cualquiera, una ciudad cualquiera, una fiesta diferente…
Chloë ha aceptado ir a una fiesta de disfraces solo para chicas, ha decido aprovechar su antiguo uniforme de colegiala, camisa blanca, falda a cuadros, medias blancas hasta las rodillas, zapatos de charol.
Chloë y sus amigas se bajan del taxi frente a la casa de la fiesta, al bajarse Chloë se vuelve hacia la taxista que la mira de arriba abajo mientras sujeta con fuerza el volante. Chloë se siente guapa, se siente deseada, saca un poco la lengua hacia la conductora, la taxista posa su mejilla en el volante mientras admira a la joven ninfa.
-¡la madre que la parió!-piensa la taxista mientras ve como la joven se despide de ella con un gesto alegre de adiós con la mano.
El taxi arranca y se marcha mientras las amigas de Chloë llaman a la puerta de la casa.
Chloë se encuentra detrás de sus amigas cuando al abrir la puerta la ve, ve a una hermosa morena de unos treinta años, también con el pelo ondulado, cuerpo exuberante, lleva puesto un espectacular disfraz de romana, un vestido blanco que deja a la vista un precioso hombro, por debajo la tela dejan ver unas piernas largas y musculadas, Chloë puede ver también unos preciosos y grandes muslos que se pierden en el vestido. En uno de los brazos también musculados Chloë ve hipnotizado un grueso brazalete dorado que da a la mujer un aspecto más espectacular.
Chloë ve como la mujer va recibiendo a sus amigas que pasan a dentro de la casa. Al acercarse Chloë, ya sola con la mujer, se queda parada frente a la morena, la morena también se queda parada, sin hablar, Chloë mira los preciosos ojos negros de la morena, La morena mira los radiantes ojos verdes de la ninfa rubia.
-¡hoo, hola!-dice Chloë balbuceante
-¡hola!-susurra la morena exuberante mientras se acerca a las mejillas de Chloë para darla dos besos
Chloë nota como la mujer posa su mano en su cintura para luego darla los dos besos, al notar su mano en su cintura Chloë nota algo parecido a una corriente eléctrica recorrer su cuerpo al tiempo que nota el olor intenso indescriptible del perfume de la mujer. La mujer morena nota temblar el cuerpo de la ninfa, nota un sensual olor a fresa al besar las mejillas de la ninfa.
Chloë se fija que la mujer baja la mirada, mira su cuerpo con la boca abierta.
-me llamo Chloë-murmura alagada
-yooo Paula-dice la morena nerviosa
Las dos mujeres siguen una frente a la otra mirándose sin hablar unos segundos más.
-que bien te sienta ese disfraz-dice Paula
-gracias, en realidad es mi antiguo uniforme, tu vestido sí que es espectacular-dice Chloë mirando hacia arriba, Paula es más alta que ella, a Chloë la encanta que Paula sea más grande que ella.
-¡ah vaya!, gracias-dice Paula que la invita a pasar
Chloë pasa a la casa mientras nota la mirada de Paula detrás de ella. Llega al salón donde la música suena alta, donde muchas mujeres bailan y hablan. De repente Chloë nota como Paula la coge de la mano y tira de ella.
-¡anda ven!-dice Paula
-¡valeee!-dice Chloë riendo
Las dos mujeres pasan entre la demás invitadas, llegan a una barra con bebidas
-¡que te apetece!-dice Paula sin soltar la mano de Chloë
-lo mismo que tu-susurra Chloë abriendo muchos los ojos para Paula
Paula se queda unos segundos hipnotizada mirando los preciosos ojos verdes de Chloë mientras nota como la ninfa la aprieta su mano.
-¡vaa, vale!-balbucea la mujer de treinta años cohibida por la ninfa
Paula sirve una copa con su mano libre, no quiere soltar la mano de Chloë
Chloë mira el brazalete dorado de Paula
-¡qué bonito brazalete!, te sienta genial-dice Chloë
-¡ah, sí, gracias!-responde Paula
-¿es de oro?-ríe Chloë
-pues la verdad es que si-dice Paula mientras toma un sorbo de su copa
Chloë abre la boca en gesto de asombro
-¡caray! debe costar un pico-dice Chloë que acerca su mano libre y comienza a acariciar el oro
Paula baja la mirada y mira como Chloë acaricia su brazalete de forma sensual.
-¡caray! que bonito, y tu brazo que musculado, ¿haces pesas?-ríe Chloë
-¿eh?, si, si, voy al gimnasio-balbucea Paula que nota que se excita al ver como Chloë sigue acariciando su brazalete
-vaya pues te sienta genial-murmura Chloë mientras comienza a acariciar el hombro de Paula
Paula lanza un suspiro, Chloë lo escucha y ríe.
De repente aparece junto a ellas una chica con la cabeza rapada disfrazada de guerrera romana, Chloë baja su mano del hombro de Paula y suelta su otra mano de la mano de Paula.
-¡anda Paula bailamos!-grita la chica rapada
-¡eeeh!, bueno es que estoy con esta chica, lo siento-responde Paula
-¡ah, ya, vale, joder!-murmura enfada la chica rapada que mira con desprecio a Chloë mientras se aleja
Chloë se siente la reina de la fiesta
-¡caray creo que estaba celosa tuuu…!-dice Chloë que no puede terminar la frase
Paula se lanza encima de Chloë y comienza a besárla mientras la agarra su culo por encima de la falda a cuadros
-¡joderr!-jadea Chloë separando los labios de Paula
-¿qué pasa, te gusto o no?-dice desafiante Paula
-¡bueno, sí, claro!- responde Chloë desorientada.
-¡pues ya está, vamos guapa!-dice Paula mientras vuelve a agarrar la mano de la ninfa y tira de ella hacia las escaleras de la casa.
Chloë se deja llevar sonriendo, mientras el resto de invitadas miran con envidia como la diosa romana tira de la colegiala y se pierden en la segunda planta de la casa, la chica rapada baila sola mientras mira a su amiga Paula irse con otra.
-¡jodeeeeer!-grita con fuerza la chica rapada mientras sigue bailando y las demás invitadas se paran tras oírla, Paula también la ha escuchado mientras sube la escalera, sonríe.
Chloë y Paula llegan a la habitación de Paula, al llegar Paula empuja a Chloë que cae en la gran cama de la habitación. Chloë cae riendo en la cama, se desliza y coloca su cabeza sobre la almohada, ante Paula se presenta la ninfa con su precioso uniforme de colegiala, tirada con las piernas abiertas. Paula comienza a quitarse su disfraz de romana mientras mira las preciosas medias blancas que llegan hasta los muslos de Chloë.
-¡no, no, no te quites esa ropa, estás guapísima!-dice Chloë a Paula
Paula se para, se vuelve a poner su disfraz
-¡lo que tú quieras guapa! ¿pero las bragas si me las quito, no?-dice Paula riendo
-¡ja, ja, siiiiiii!-ríe Chloë mientras se revuelve en la cama para quitarse también sus bragas, un precioso coño depilado se ofrece a Paula.
Paula, de pie, se quita sus bragas y se las tira a Chloë que las coge al vuelo y se las mete en la boca.
-¡mmmmmmmm!-gime Chloë que juega con las bragas de Paula
Paula mira Chloë, mira a la ninfa, mira su uniforme de colegiala, mira su pelo rubio ondulado revolverse, mira sus largas piernas cubiertas por medias blancas que llegan hasta sus nalgas, ve el precioso coño depilado de Chloë ofreciéndose a ella. Paula se acerca a la cama, comienza a subirse, a cuatro patas sobre la cama su enormes pechos se agitan bajo la prenda blanca, Chloë mira los pechos de Paula agitarse hacia ella mientras sigue con la bragas en su boca. Chloë vuelve a abrir muchos sus ojos en dirección a Paula, sabe que ese gesto excita a todas y a todos. Paula se detiene, lanzo un suspiro mientras mira los ojos de Chloë.
-¡joder que pasada de ojos!-dice Paula mientras Chloë se ríe y se comienza agitar con las manos su melena rubia y ondulada.
Paula se acerca más a cuatro patas, mira los zapatos de charol de Chloë, acerca su boca y comienza a lamer uno de ellos para luego quitarlo del precioso y pequeño pie de Chloë, luego hace lo mismo con el otro zapato, los tira con fuerza a un lado de la habitación.
Paula acaricia los pies, acaricia las medias blancas en las piernas de Chloë mientras sigue avanzado por encima de ella, llega a la falda a cuadros, la levanta un poco para ver su coñito rapado que ya asomaba un poco bajo la tela.
-¡qué bonitoooo!-dice Paula
-¡lo seeeee!-ríe Chloë todavía con la boca llena por las bragas de Paula mientras se revuelve en la cama
Paula posa su mano en el coño de la ninfa
-¡¡siiiiii!!-gime Chloë con las bragas en la boca, se incorpora un poco y agarra la mano de Paula que frota su coño
Paula frota el coño de Chloë, nota como ella se convulsiona, como agita su pequeño cuerpo, como la mira con sus enormes ojos verdes, como sujeta su mano que se posa sobre el coño de la ninfa.
Paula no puede más, aparta su mano del coño de Chloë, ella gime, Paula coge sus bragas de la boca de Chloë que comienza a reír con fuerza, tira con fuerza las bragas a un lado, Paula calla las risas de Chloë lanzándose a besarla.
Las dos mujeres se abrazan, se revuelven en la cama mientras juegan con sus lenguas, con sus labios, el musculoso y voluptuoso cuerpo de Paula se posa sobre el pequeño y delicado cuerpo de Chloë. Paula nota como Chloë posa una de sus manos en uno de sus pechos y comienza a magreárselo. Paula aparta sus labios de los de Chloë.
-¿te gusta?-murmura Paula a Chloë señalando con la mirada la teta que acaricia.
-¡joder que sí!-grita Chloë
Paula se baja parte del vestido de romana de uno de sus hombros dejando ver uno de sus enormes y preciosos pechos, de inmediato Chloë se lanza a mamar la enorme teta agarrando con las dos manos al cuerpo de Paula que a cuatro patas sobre la cama aguanta el peso de Chloë bajo ella.
-¡ay mamiiiii!-balbucea Chloë mientras mama la exuberante teta de Paula.
Paula ríe mientras nota como Chloë chupa su teta como si diera leche
-¡ay mami, ay mami!-gime otra vez Chloë bajo Paula.
Paula deja unos segundos que Chloë la disfrute para luego apartarla
-¿mami, mami, en serio?-ríe Paula
Chloë comienza a reír mientras se encoge de hombros, Paula se deja caer al lado de ella y coge la mano de Chloë mientras nota su teta lubricada por la saliva de Chloë.
Chloë suelta la mano de la morena y se pone de lado, comienza a acariciar el pecho lubricado de Paula.
-estás bastante bien para tu edad-ríe Chloë
-serás puta-ríe Paula
Chloë se inclina sobre Paula y comienza a besarla poco a poco, con delicadeza
-¡así, así, se dulce!-gime Paula que se pone sus manos en su nuca sobre la almohada.
Chloë sonríe, besa a Paula mientras comienza a murmurarla cosas mientras Paula no dice nada, se deja querer.
-¡mmmm guapa!
-¡te quiero amor!
-¡morenaaaa!
-te follaba todas las mañanas
-¡te quiero, te quiero!
-que piel morena más bonita
-¡ay, ay, como me pones mami!
Paula escucha la dulce voz de Chloë, Paula se acaricia su melena morena mientras cierra los ojos, nota los besitos de Chloë, como dice que la quiere, como la piropea con dulzura. Nota como Chloë baja una mano hacia su coño, levanta su vestido blanco y comienza meterla un dedito, Paula comienza a gemir en voz alta mientras sigue revolviéndose el pelo.
-¡siiiii!-gime Paula mientras Chloë deja de darla besitos y la mira disfrutar mientras la sigue masturbando.
-¡Diosssss que buena estoy verdad!-gime Paula revolviéndose en la cama con los ojos cerrados.
-¡siiiiiii , siiiiii!-responde Chloë mientras frota el clítoris de Paula
Paula se agita, comienza a acariciar la ropa de Chloë, su falda a cuadros, su sedosa camisa, sus medias blancas.
Paula abre un poco los ojos, ve que la puerta de la habitación está un poco abierta, ve una sombra, reconoce a su amiga de cabeza rapada, a su amiga disfrazada de guerra romana, sabe que se ha vestido así para estar a juego con ella, ve que se está masturbando viéndolas. Paula comienza a reírse, hace que no la ha visto, Chloë no se da cuenta que hay una mirona, está disfrutando viendo a la preciosa morena reír y revolverse en la cama.
Paula abre del todo los ojos, se gira hacia Chloë y comienza a desabrochar su preciosa camisa blanca mientras Chloë sigue masturbándola, ante Paula aparecen dos pequeños pechos perfectos y pálidos.
-¡mmmmm, son un poco pequeños vedad!-gime Chloë
-son perfectos cariño-gime Paula que comienza a lamer uno de los pezones de la ninfa.
Chloë deja de masturbar a Paula que lanza un gemido de queja, Chloë coge la cabeza de Paula para que mame mejor su tetita, Chloë se abre de piernas, mete su otra mano entre la tela de su falda a cuadros, comienza a masturbarse.
Mientras la mirona de cabeza rapada sigue masturbándose , con la mano libre se agarra al borde del marco de la puerta, abre su boca y comienza a lamer la madera mientras mira a las dos mujeres, se agita sobre el marco de la puerta, lamiendo, ensalivado la madera, se masturba mirando a su querida Paula mamando las tetitas de la ninfa rubia, se masturba viendo a la ninfa rubia metiéndose su dedito en su coñito depilado.
-¡así guapa, mami, mamiiii!-gime Chloë
-¿qué tetitas más bonitas tengo, verdad?-gime más Chloë
Paula se mete toda la teta de Chloë en la boca, el pequeño pecho de la ninfa desaparece en la boca Paula.
-¡así asiiii Paulaaaaa!-grita Chloë
La guerrera romana golpea con envidia el marco de la puerta, las dos amantes no se dan cuenta, la joven celosa se abre el coño y lo frota contra la madera.
Paula deja de mamar a Chloë, se lanza sobre la ninfa que deja de masturbarse, comienza a quitarle la camisa, a bajar y quitarla su falda. Por fin la ve desnuda, preciosa, delicada, no la quita sus preciosas medias blancas que casi llegan a su coño, está imponente solo con esas medias blancas.
Chloë se deja admirar, sonríe, agita su pelo ondulado.
-ya te puedes quitar el vestido guapa-dice Chloë
Paula le guiña un ojo a Chloë, gira la cabeza y guiña un ojo también a su amiga rapada, su amiga descubierta y sorprendida retrocede un poco, pero al poco vuelve a observar la escena.
-¡hija de puta!-murmura la guerrera
Chloë no se da cuenta, solo puede mirar el cuerpo desnudo de Paula que poco a poco aparece ante ella, ve que Paula ahora solo lleva puesta su precioso brazalete de oro.
-¡la puta ostia, que buena estaaaas!-grita Chloë mientras la amiga de Paula en la puerta comienza a masturbarse otra vez con su mano viendo el cuerpo desnudo de Paula.
La rolliza y exuberante Paula se ofrece ante Chloë, se acaricia sus tetazas, se acaricia sus curvas
-¡qué bonita eres, que bonita eres!-gime Chloë
Chloë hace lo mismo, acaricia sus tetitas, su pequeño cuerpo.
-¡que bollito, que bollito!-gime Paula
Chloë se incorpora un poco, se acerca al brazo de Paula y comienza a lamer el brazalete de oro.
Paula marca bíceps mientras ve como Chloë cubre de saliva su brazalete, como con una mano acaricia su brazo musculoso.
-¡mmmm, que potente estás, siiii!-gime Chloë mientras lame el oro, mientras acaricia el bíceps de Paula.
En la entrada de la habitación la amiga de Paula también gime en voz baja mientras se masturba con furia.
-¡hija de puta, hija de puta, como me haces esto, como me haces esto!-gime guerrera, mientras frota su coño con fuerza, mientras lame la madera del marco de la puerta.
Paula aparta el brazo de Chloë, Chloë se vuelve a dejar caer sobre la cama, Paula levanta una de las piernas de Chloë, coloca su entrepierna entre las piernas de Chloë. Paula mira a Chloë, con una mano Paula sujeta la pierna de la ninfa, con la otra mano se abre su coño para posarlo en el coño de Chloë, Chloë se abre su coñito depilado para recibir el coño de Paula. Los dos coños se posan uno sobre otro, ya húmedos, las dos mujeres comienzan a frotar sus entrepiernas, Paula casi de rodillas encima de la cama, Chloë tumbada, las dos se agitan.
-¡asi bonita morena, asiiii!-gime Chloë
-¡si amor, cariño, Chloë te quiero….!-grita Paula
-¡siiii dame, dame!-gime Chloë
Junto a la puerta la amiga de Paula puede oír el ruido de los coños húmedos frotar entre si
.¡no, no, no, Paulaaaaa!-gime en voz baja la chica rapada que se corre sin poder evitarlo, su cuerpo se convulsiona mirando el exuberante cuerpo de su amada Paula,
la joven posa su coño en el borde el marco, agita su cintura cubriendo la madera con su coño húmedo mientras con la lengua cubre de saliva el marco de la puerta más arriba. La joven exhausta mira a Paula que está de espaldas a ella, la chica de cabeza rapada abandona la puerta llorando y vuelve a la planta de abajo, Paula escucha el lejano llanto, mira hacia atrás, mira la puerta vacía, mira el marco de la puerta como reluce, húmedo, arriba y abajo, Paula sonríe mientras sigue follándo a Chloë que no se ha dado cuenta.
Las dos mujeres se siguen dando cariño, frotando sus entrepiernas, mirándose con deseo, Paula mirando a su ninfa, Chloë mirando a su hembra exuberante, agitan sus cinturas con deseo.
De repente Chloë se comienza a convulsionar, Paula se da cuenta, apartan sus entrepiernas, Chloë se incorpora un poco y comienza a masturbarse con fuerza, Paula se pone a cuatro patas sobre Chloë, se apoya en una sola mano y también comienza a masturbarse con la otra mano.
Chloë comienza a correrse mirando los enormes pechos de Paula que cuelgan sobre ella.
-¡ay, ay, ya estoy, ya estoy, Paulaaaaa!-grita mientras se corre bajo Paula
El vientre de Chloë se agita, su coño húmedo expulsas unas gotas de líquido sobre el vientre de Paula
-¡si, si, si, morenaaaaaaa!-grita Chloë mientras comienza a calmarse, mientras se revuelve su preciosa y ondulada melena rubia.
Mientras Paula sigue masturbándose, nota su vientre húmedo por el líquido de Chloë, mira hacia abajo, ve que Chloë la mira, la mira con esos preciosos ojos verdes, mira su pequeño cuerpo revolverse bajo ella.
-¡vamos Paula, dame, dame una buena corrida!-murmura Chloë
-¡si, si, ya voy amor!-gime Paula
De repente Chloë se lanza a mamar las dos tetas de Paula
-¡si, si, si, así, así, mama como si dieran leche!-gime Paula
-¡si mami, si mami!-gime Chloë mientras mama
De repente Paula se corre, su cuerpo voluptuoso se agita
-¡siiii ostias, ostiaaas, ostias, Chloë te quierooooo!-grita Paula a pleno pulmón
Chloë deja de mamar las tetas de Paula, mira el precioso cuerpo de la morena agitarse, la parece perfecta, voluptuosa, exuberante, rolliza, lozana, una hembra morena preciosa.
Paula se termina de correr y deja caer todo su cuerpo sobre la pequeña Chloë, Chloë nota el peso de la morena sobre ella, la encanta, entrelaza sus piernas alrededor del cuerpo de Paula, que todavía respira con fuerza tras correrse. Chloë nota las tetazas de Paula sobre su cuerpo, su respiración, abraza a la morena, posan sus mejillas una contra la otra. Paula nota el pequeño cuerpo de la ninfa bajo ella, sus tetitas preciosas, sus piernas rodeando su cintura, nota como Chloë acaricia su brazo, su brazalete de oro.
-¡guapa, guapa, guapa!-murmura Chloë acariciando su mejilla contra la mejilla de Paula
-¡te quiero, te quiero, te quiero!-murmura Paula, que separa su mejilla de la de Chloë
Paula besa con dulzura a Chloë, ella la corresponde con cariño, se miran, unos preciosos ojos verdes, unos preciosos ojos negros………..

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir