Mis inicios como niña.

Mis inicios como niña.
Hola debo comenzar diciendo que esta es la primera vez que escribo o intento escribir un relato sobre mi vida por lo que agradeceré no me juzguen tan duramente al momento de leerme.

Mi nombre es Liliana y tengo 36 años soy chica solamente en la intimidad, ya que aun los prejuicios familiares y de trabajo son tan grandes que no he tenido el valor para vivir como quisiera hacerlo aunque no por ello me sienta menos femenina o me limite a la hora de disfrutar mi femineidad.

Como espero contarles cosas de mi vida creo debo comenzar por el principio, naci en un hogar amoroso de padre, madre y hermanos.
Recibí todos los cariños y afectos que una familia amorosa le da sus hijos y en ningún momento me incitaron a vivir como niña, sin embargo una no puede negar su naturaleza esa que llevamos dentro.

Siempre fui un niño de rasgos finos, de piel muy blanca, cabello castaño claro mis padres me lo dejaban largo y era medio gordita sin llegar a serlo y mis labios muy gruesos desde siempre motivo por el cual me hacían bullying en el cologio.
Incluso recuerdo que una vez al salir de un juego de futbol en cual siempre era banca uno de los muchachos al yo estar caminado a mi casa se me acerco y me agarro la cola mas que agarrármela me punteo la rayita con sus dedos sobre mi short y salió corriendo, riéndose de mi, recuerdo que llegue a la casa apenada, confundida y para que negarlo hasta llore, aun no sabia que una despierta en los hombres esas conductas.

Desde muy chiquitita sentí admiración por las cosas femeninas, incluso recuerdo una vez que mi mama se estaba maquillando para salir con mi papa y yo entre a la habitación y me puse a jugar con los labiales de ella, recuerdo mi mama me los quito y yo me puse grosera por lo que me dio un par de nalgadas y me regaño.
Creo que fue una de las primeras veces que tuve contacto con cosas femeninas y créanme desde entonces no han dejado de gustarme.

Pero la primera experiencia que tuve donde realmente me sentí niña fue cuando estudiaba 2do grado tendría unos 8 años la verdad en esa etapa de mi vida no sabia nada de sexo y era totalmente inocente, recuerdo que tenía un compañerito llamado Juan Carlos que si mal no recuerdo podría ser 1 año mayor que yo.
Con El me la pasaba mucho tiempo por esa época, recuerdo que en un par de ocasiones nos escapamos de la escuela para ir a pescar en un arrollo cercano, en una escapada de esas me dijo que nos fuéramos a su casa y jugáramos allá que le habían comprado videojuegos, como su casa quedaba cerca de allí decidí ir con el.

Cuando estuvimos allá la casa estaba sola pues sus padres trabajaban todo el día y su hermana era mayor que nosotros estudiaba en el liceo así que tampoco estaba.
Eso nos permitió dedicamos a jugar con su nuevo atari sin ningún problema, mentiría si digo que recuerdo el momento con exactitud, ni de lo que estábamos hablando pero recuerdo que me pregunto si conocía la playa que el estuvo de vacaciones alli y le había gustado mucho, yo no conocía la playa así que le dije que no, en un momento determinado de la conversación me propuso que jugáramos a “la playa”, hoy día creo que el si sabia mucho mas que yo de las cosas del amor y no se qué habría visto pero estoy segura que me llevo a su casa ya sabiendo lo que íbamos a hacer.
En mi inocencia le dije que no sabia como jugar a “la playa” y el me dijo que me enseñaba, asi que recuerdo apagamos la consola y nos fuimos a la parte de atrás de su casa.
Era un espacio abierto con césped y vegetación, allí me dijo que me recostara que yo iba a ser el hombre y el la mujer, para ese momento no tenia ni idea del “juego” que me proponía asi que solo me deje llevar, recuerdo que nos desnudamos y quedamos solo en ropa interior la cual eran nuestros “trajes de baño” pues como estábamos en la playa… Recuerdo estaba acostada en el césped y el se me acerco tratando de caminar exageradamente como una mujer y comenzó a tocarme mis brazos y tratar de frotarse conmigo pero inmediatamente me dijo que asi no le gustaba que mejor fuese yo la mujer, no se si por su inducción o porque me estaba gustando el juego o porque realmente quería serlo lo cierto es que yo acepte.
Al hacerlo me dijo que me iba a prestar algo que lo esperara, así que se fue rápido para dentro de la casa y yo me quede allí medio desnuda esperándole.

Rápidamente llego con lo que fue a buscar una pantaleta de su hermana creo (hoy día recuerdo la prenda blanca de algodón nada sexy pero si que en ese momento la sentí muy femenina) me la dio y me dijo que me la pusiera, no se por qué pero en ningún momento me negué a lo que me proponía Juan Carlos.

Experimentando sentimientos de vergüenza, pero con mucha adrenalina, y me retire de donde el estaba para quitarme mi interior y ponerme la pantaleta que me había traído, lo hice y no sabría cómo describir lo que sentí en ese momento, pero me una niña teniendo esa prenda puesta.
El había estado mirándome allí recostado en el césped, cuando me voltee me dijo que me acercara, yo con timidez, pero disfrutando de este juego que me estaba enseñando fui y me acosté a su lado, recuerdo sus manos pasándose por encima de mis piernas y como se arrimaba a mi cuerpo, en un instante sentí como su boca busco la mía para regalarme lo que sería mi primer beso.
Yo estaba en blanco, o mejor dicho roja porque el me lo dijo creo que era de vergüenza.

Luego me dio vuelta dejándome de espalda a el pegando su cosita a mis nalgas todo con la ropa íntima puesta.
Recuerdo me decía que estaba muy bonita y me preguntaba si me gustaba la playa, y yo respondí en todas las ocasiones que sí me gustaba.
Me punteaba con su cosita a pesar de que era chica recuerdo que si se le paraba y lo que mas recuerdo es que me decía que me estaba “cogiendo”.
Hoy día veo la inocencia de ambos pues ni siquiera tocaban nuestras pieles, pero el juego era muy entretenido para dos chiquillos que recién descubrían su sexualidad.

Esa tarde fue la primera vez que me sentí niña fue inolvidable como todas las cosas que la marcan a una en el camino que tomamos y en lo que soy ahora.
Espero les haya gustado este breve relato y pueda seguir contándoles partes de mi historia de vida, por lo que les agradecería dejar comentarios que me motiven a hacerlo.
Gracias por leerme.
Hasta la próxima.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir