Conociendo a mi putita PARTE 1

Conociendo a mi putita PARTE 1
PRIMERA PARTE
MI PARTE DEL RELATO
Fue el verano pasado, conocí a una putilla de Barcelona, en la página porno Xhamster. Vi su foto de perfil y atrajo mi atención, estaba buenísima. Solo se veía desde el pecho hasta las rodillas, pero se adivinaba un cuerpazo. Miré en su perfil que tenía 24 años, deseosa de mucha leche, corridas, orales, maduritos, sexo en publico…
Pensé que habría mucha fantasía en tantos deseos, pero ese cuerpazo me animó a enviarle una invitación de amistad, con la esperanza de que la aceptara y que mis videos masturbándome que tenía colgados en esa página, le llegasen a gustar. Cual no fue mi sorpresa y mi alegría que aceptó la invitación y respondió a mis mensajes.
Desde el principio hablamos de sexo, de nuestras aventuras y experiencias. Me excitaba contándome como le gustaba exhibirse en la playa, practicar sexo con su pareja mirando porno. Me puso la polla al palo cuando me contó como se había follado a un maduro en la playa. Al principio parecía un poco reservada pero se intuía lo puta que es, lo mucho que disfruta saber como la desean y eso a mí, me calentaba.
Empezamos a tener charlas por chat más calientes, de lo que me haría ella, de lo que quería que le hiciese!! Me la tenía que menear después de cada conversación, me mandó fotos sensuales suyas; y fotos calientes, y una foto de su coño abierto!!! Joder como me puso!! Al llegar a casa me encerré en el baño y me masturbé con la imagen de su coño en la tablet. Lo filmé con el móvil y se lo envié!! Fue un detonante entre nosotros, me contó cómo le había fascinado el video, que se ponía muy cachonda y que se masturbaba viéndolo. Aquello termino de encender mis deseos por ella. Seguimos encontrándonos con frecuencia en el chat y en un par de ocasiones me confesó que se había corrido mientras le contaba lo que le iba a hacer, le ponía muchísimo que le dijese guarradas. Yo me moría de ganas de que algún día se hiciesen realidad todas esas fantasías.
Y el azar hizo que llegase la oportunidad de verlas cumplidas. Por motivos de negocios tenía que viajar a Barcelona. Lo primero que pensé fue en ella, era imprescindible, los negocios casi pasaban a segundo plano. Le mandé un correo explicándole la oportunidad y pidiéndole citarnos y conocernos en persona, deseando íntimamente en que aceptase, aunque sin muchas esperanzas, la verdad.
Estuve dos días espiando el buzón de correo del pc, cada 5 minutos. Nada! Ni un mensaje, me desesperaba, veía alejarse cualquier oportunidad de conocer a mi diosa, a mi guarrilla, a mi puta. Y lo màs desesperante, temía haberla perdido incluso por el chat. Solo tenía pensamientos para ella en eso días, me obsesionaba!!
Ya convencido de que todo había sido una fantasía y un espejismo y que había estado jugando conmigo, el tercer día vi un mensaje en la bandeja de entrada!! Mi corazón se aceleró, no me atrevía a mirar quien era el remitente, tenía miedo, no me atrevía a abrir el mensaje. Finalmente pinché sobre el icono del sobrecito y era ella, era mi bombón!! Mi guarrilla preferida me respondía. Y para mi gran excitación, aceptaba encontrarse conmigo, quería conocerme y me dejaba entender que quería estar conmigo. Mi polla respondió antes que mi cerebro, se puso durísima como hacía tiempo que no le ocurría. Yo intentaba asimilarlo, hacer planes, coordinar el trabajo con el placer. Me puse manos a la obra.
Reservé hotel para dos días a fin de tener tiempo para las entrevistas de negocio y para estar con ella si se daba la oportunidad. Le mandé un correo dándole las señas del hotel, y las fechas de mi estancia. Le pedí su teléfono y le di el mío para comunicarnos; aún no habíamos hablado nunca, ni conocíamos nuestros rostros. Aquello iba a ser una cita a ciegas de lo más excitante, al menos para mí lo era, que no se me bajaba la excitación ni un momento. A mis 55 años no esperaba nunca tener una aventura con un bomboncito de 24 años, tan rica como ella, ni tan endiabladamente atractiva sexualmente.
La semana pasada por fin llego la hora de viajar, le mandé unos wass avisándole de mi llegada a Barcelona y quedando en avisarla cuando terminase mis compromisos. Su respuesta me nubló la mente: Te espero papi, quiero ver de lo que eres capaz!!
Pasé el primer día desesperado, acelerando las entrevistas, las reuniones; por suerte pude centrarme y todo salió a pedir de boca. Los negocios estaban encarrilados por buen camino. Llegué al hotel relativamente pronto a final de la tarde y me aventuré a llamarla. Respondió antes casi de acabar el primer tono de llamada, me parecía ansiosa al igual que yo. La cité en un pequeño restaurante de la calle Mallorca que quedaba cerca de mi hotel, cosa de viejos romanticismos supongo, cuando lo único que quería era follármela!! Quedamos en la puerta y sin conocerla, cuando la vi llegar caminando por la acera, la reconocí. Era ella, ese cuerpo espectacular, inspiración de tantas y tantas pajas, era el suyo. No había error posible, mi polla así lo confirmó dando un respingo de deseo. Un simple hola nos sirvió de saludo, la abrace por la cintura para darle dos besos y su aroma me volvió loco, la hubiese devorado allí mismo. Me recompuse y la invité a entrar a lo que me respondió, que mejor íbamos al hotel!! Pues sí, tenéis razón! Eso tenía que haber decidió yo, pero aún quedaban tantas dudas en mi!! No creía que quisiera realmente estar conmigo.
Fuimos charlando de banalidades durante los 10 minutos que duró el recorrido, al entrar al ascensor no pude resistirme y la apreté contra mí, le así el culo con ambas manos, ese culo tantas veces deseado!!! La besé con deseo, con gula, como si fuese mi primer beso, como la deseaba!!! Se colgó de mi cuello y apretó sus labios contra los míos, su boca pegada a la mía, su lengua perdida en mi interior!!! Como deseaba a mi putilla!! No era virtual, era de carne y hueso y la tenía entre mis brazos. El tiempo se detuvo al igual que el ascensor y creo que fuimos corriendo hasta la habitación. Aquello era un sueño convertido en realidad.
Una vez en el interior la abracé desde atrás, pegando su cabeza a mi cuello, su espalda a mi pecho, su culo a mi polla!! Su culo!! Como deseaba esa maravilla! Le besé el cuello, lo lamía desde los hombros a la oreja, le susurraba putilla, que ganas tenía de ti; si no me controlo creo que me voy a correr solo de abrazarte. Mis manos recorrían ávidas su cuerpo, acariciaba cada detalle de su piel por encima de esa tela fina que se interponía entre ella y mi tacto. Su respiración se agitaba al igual que la mía, se dio la vuelta y pego su boca a la mía. Me devoraba literalmente la lengua, me faltaban manos para acariciar su cuerpo espectacular, estaba más buena de lo que jamás imaginé y estaba entre mis brazos morreándome como jamás nadie lo había hecho. Mi putilla era puro fuego y pasión, mi bragueta quería reventar.
Nos adentramos en busca de la cama como pudimos, así pegados; caímos sobre la cama abrazados, rodando sobre ella, besándonos diciéndole putita que ganas tengo de ti, te voy a comer entera, voy a sacarme todas las ganas que te tengo. Si papi, hazme todo lo que quieras, sabes que soy tuya, me respondió. Uff aquello me terminó de encender, ya no aguantaba más tenía que poseerla, hacerla mía, follarla con todas mis ganas. La puse de pie y la contemple, tenía mirada de puta, ella me decía que le gustaba ser puta y ahora lo veía en sus ojos! Era mirada de puta viciosa, no eran de una chiquilla excitada, eran de puro vicio, era una mirada que pedía sexo guarro, sin contemplaciones, puro y duro sexo!! Y eso mismo es lo que yo deseaba. Deslicé sus tirantes por sus hombres y su vestido cayó a sus pies! No llevaba más prendas que esa, estaba contemplando a mi diosa, tan hermosamente desnuda frente a mí.
Me moría de ganas por esa criatura esplendida. Tenía carita de princesa encantada, dulce, delicada; una melena morena que le daba un cierto aire bohemio que contrastaba con esos labios rojos, carnosos, brillantes todavía de nuestros besos. Sus pechos eran delicados, perfectamente proporcionados sin ser grandes, unos pezones oscuros y grandes que pedían mis atenciones con desesperación. El ombligo en medio de ese vientre plano era pura tentación, su sexo perfectamente depilado brillaba con jugos propios, esa rajita parecía palpitar de deseo entre esas finas piernas. Le voltee, tomando sus hombros para al fin contemplar el culo más hermoso que he visto jamás, el culo de mi putilla, de mi guarrilla preferida como gusta que le llame. Y no pude resistir arrodillarme ante él y besarlo con glotonería, como si me lo fuesen a robar, como si fuera lo ultimo a hacer en el mundo. Como amaba ese culo!!!!

Continuará…..

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir