Silvia la sumisa reprimida…

Silvia la sumisa reprimida…
Silvia la sumisa reprimida

Silvia es una chica de 35 años, ella es toda una guerrera, sobretodo, por que su trabajo requiere tener un par de ovarios.
Silvia es militar, su día a día es una pelea constante de represión, pues trabaja rodeada de hombres, muchos os preguntareis. Represión, por qué?

Pues muy sencillo, que difícil es tener un pelotón de fornidos hombres a tu alcance y no poder saciar tu insaciable sed pasional, hasta ahora no ha encontrado un hombre que consiga satisfacerla sexualmente…

Silvia es atracción en estado puro, sus cabellos rizados color azabache hacen la combinación perfecta con sus grandes ojos verdes y sus labios carnosos…

Una tarde de aburrimiento silvia decidió meterse en un chat, nada mas entrar enseguida le abrían conversación, en menos de 5 minutos, recibió multitud de ofertas sexuales, mandaban foto pollas sin ni siquiera saludar.
Pero hubo un perfil que le atrajo, el se llamaba Sadman…

Sadman no era como los demás, sadman era diferente, se le notaba que era una persona culta y sobretodo muy educada, comenzaron a hablar y a conocerse, todo fluía bastante cordial, cada vez se sentían mas cómodos y cada vez las preguntas iban subiendo de todo, cada vez eran preguntas mas intimas, pero no llego a mas simplemente se estaban conociendo.

Después de charlar durante horas, silvia decidió intercambiar los teléfonos para poder seguir conversando en otro momento.
Pasaron las semanas y siguieron con el contacto, entablaron una afinidad un tanto especial.

Sadman un día le propuso conocerse en persona, la invito a su casa, silvia sin dudarlo ni un segundo acepto, pues la curiosidad por conocerlo en persona cada ver era mayor.

Se metió en la ducha y se arreglo, iba arreglada pero informal, su naturalidad era un punto fuerte que ella tenía, y lo sabía…

Puso la ubicación en su teléfono y emprendió el camino hacia casa de sadman, mientras se dirigía su mente no paraba de pensar, la dualidad entre el morbo de conocerlo y el miedo a lo desconocido se manifestaban en ella, pero el morbo mueve montañas, así que se armo de valor y borro todas las inseguridades de su mente…

Por fin he llegado, guauu que casa mas chula, parece como si fuera el castillo del conde dracula… Toque a la puerta, allí estaba el, sadman abrió la puerta, sus cabellos blancos y su penetrante mirada me recibieron, educadamente me invito a entrar, muy atento cogió mis cosas y las puso en un perchero, pasamos al comedor, me acomode en un gran sofá de cuero negro, sadman estaba en todo, no tardo en ofrecerme algo para beber, me recomendó una copa de vino tinto, acepte y comenzamos a charlar, sadman me explico que tenia unos gusto algo especiales, exquisitos puntualizo…

Tal y como me hablaba con esa voz ronca mi tanga empezaba a estar húmedo, no aguantaba mas quería que me follara en el sofá salvajemente, estaba claro que su sexo iba a ser muy especial.

Saque mi lado dominante y le dije.

-Por qué no me enseñas esos gustos tan especiales?
Sadman se levanto, clavo su mirada en mi, y dijo con voz firme y segura.
-Sígueme…

bajamos por unas escaleras y entramos en una gran habitación, menuda decoración, había una gran cama, en las paredes de alrededor había un gran espejo y justo en la pared de enfrente una cruz…en ella había una mujer…

Mi cara de sorprendida se noto, sadman muy atento cogió mi mano y me dijo ella es amanda mi mujer.

-Te importa, dijo sadman.
– no, pero no se que decir.
-Tranquila silvia, te dije que mis juegos son algo especiales, no has de temer.

Asentí como una niña pequeña, la verdad es que la situación me estaba empezando a excitar, y me sentía muy tranquila.

-Silvia, si en algún momento te sientes incomoda, solo has de hacérmelo saber.
-Vale.

Muy sutilmente empezó a desnudarme, una vez desnuda acariciaba mi cuerpo, acerco sus labios a los mios y me beso…
Acto seguido mordió suavemente mi cuello, y me susurro, túmbate…

Obedecí sus ordenes y me tumbe en la cama, el se dirigió hacia Amanda la desato de la cruz, agarro una correa que iba a su cuello y le ordeno que se pusiera de rodillas al suelo, como si de un perro se tratase la paseo por la habitación, le ordeno que subiera a la cama, ella obedecía a todas sus ordenes. Sadman clavo su mirada en mi y me dijo, túmbate y abre bien tus piernas. Su voz hipnótica me hacia obedecer, me tumbe poco a poco y abrí mis piernas sutilmente.

Sadman le dijo a su perra, come que debes de tener hambre, tiro de la correa y la dirigió a mi entrepierna. Comenzó a lamerme lentamente mi clítoris, su lengua suave se deslizaba por mis húmedos labios, cada vez estaba mas mojada.

-Perra come con ganas que tienes hambre.

Amanda empezó a lamer mi coño con mas intensidad, con sus manos abrió mis nalgas y empezó a lamer mi culo, solté un gemido tímido, no me esperaba ese lametón, uf que placer…

Sus lametones iban de mi clítoris hacia mi ano, sus movimientos eran cada vez mas rápidos y mi excitación iba en aumento, paso su lengua nuevamente por mi ano, donde su lengua lo recorría haciendo espirales, mi ano cada vez estaba mas dilatado, metió uno de sus dedos y otro en mi coño, mientras sus labios se sellaban contra mi clítoris, empezó a succionar mientras sus dedos se movían dentro de mi, la sincronización de sus dedos con mis dos agujeros era perfecta, mi espalda se arqueaba de placer mientras ella con su otra mano agarraba mi cadera para que mis movimientos no interrumpiesen su ritmo desenfrenado.

Sadman con su mirada clavada en nosotras saco su polla y empezó a masturbarse mientras nos observaba, amanda paro de golpe clavo su mirada en mi, comenzó a subir lentamente, besaba mi monte de venus, su lengua dibujaba un camino de saliva hacia mi ombligo, cogió mis pechos con sus dos manos los estrujo y comenzó a besarme apasionadamente.

Después de ese apasionado beso amanda cogió un consolador de color negro, lo metió en mi boca y comencé a chuparlo, amanda cada vez lo metía mas al fondo de mi boca, cada vez me costaba mas respirar pero la excitación que tenia me hacia aguantar y tragarme esa enorme polla negra.

Amanda ya tenia lo que quería, su enorme polla negra estaba lubricada con mi saliva, poco a poco fue deslizándose por mi excitado cuerpo, sus besos iban recorriendo todo mi cuerpo, comenzó de nuevo a comerme el coño, movía su lengua como una víbora, los movimientos de su lengua hacían vibrar mi excitado clítoris, mientras amanda me tenia concentrada en mi clítoris empezó a meter la enorme polla negra por mi dilatado culo, el glande ya estaba dentro de mi poco a poco iba abriendo camino.

Amanda era toda una experta en el bello arte de comer un coño, lo hacia tan bien que cuando menos me di cuenta la enorme polla negra, Ya estaba dentro de mi, perfectamente adaptada, poco a poco empezó a moverla con mas intensidad, mientras su lengua jugaba con mi clítoris cada entrada y salida de esa polla hacia que me arquease, mi clítoris empezó a palpitar… mi coño cada vez se contraía mas… hasta que no puede mas y estalle en un placentero orgasmo…

Muy bien, eres una perra obediente dijo sadman a Amanda.

– Todo bien? Me pregunto
asentí sin poder hablar, mi cara sonrojada hablaba por mi…

Miro a su perra y le hizo un gesto, ella asintió, supongo que era un código de complicidad entre ellos, Amanda se quito el collar y me lo puso.

Sadman cogió la correa y me dijo.

-vas a ser obediente?

Asentí, empezaba a ser su perra.

-Ponte a cuatro patas…

Obedecí.

Allí estaba yo a cuatro patas, cogió la correa, al final de ella había unos flecos de cuero, empezó a darme pequeños latigazos en mi redondo culo, eran bastantes agradables, sadman sabia lo que hacía. Siguió con su juego, los latigazos iban en aumento pero sin llegar a hacerme daño, empezó a deslizar todo el largo de la correa por mi coño y mi culo empezaba a serrarme con ella, estaba tan húmeda que la correa no ofrecía resistencia.

Sadman saco algo de su bolsillo y lo introdujo en mi coño, era como una bola, y a amanda le dio algo, era como un mando…

Sadman soltó la correa y empezó a besar a su mujer, mientras se iba desnudando, de su pantalón salio su enorme polla erecta, estaba ansiosa de descargar después del espectáculo que había contemplado…

Cogió su polla y empezó a jugar con el clítoris de amanda, ella acciono el mando, y de manera automática, sentí una vibración dentro de mi…

Metió su polla en ella , una embestida enérgica la hizo gemir, de manera automática volví a sentir la vibración dentro de mi, la embestidas eran cada vez mas intensas, mas seguidas, las vibraciones iban al unisono con ellas.

Amanda cada vez gemía mas, yo me contagiaba de ella, comencé a masturbarme y a observarles, mi mano cada vez se movía mas rápido simulaban las embestidas de sadman, los gemidos iban en aumento, las vibraciones no paraban, mi vagina empezaba a contraerse, amanda arqueaba su espalda… De ella salio un gemido que provoco un espasmo en mi, fue tan intenso que nos fundimos en un orgasmo sincronizado…

Sadman empezaba a brotar toda su leche en el interior de ella, su mirada clavada en amanda lo decía todo, era tal la complicidad que había entre ellos que acercaron sus caras y se fundieron en un apasionado beso…

Después de ese apasionado beso sadman saco su polla de dentro de ella, clavo su mirada en mi, se acerco lentamente mientras de su polla caían las ultimas gotas de su corrida, cogió la correa me acerco a amanda y me dijo…

-Debes de tener hambre…
-Come…!

Y así es como sadman me convirtió en su otra perra sumisa…

EroticumxXx.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir