Regalo de cumpleaños

Regalo de cumpleaños
Hola, mi nombre es Roberto tengo 28 años, estoy casado con una muy linda mujer 25 años de nombre Cristal, llevamos apenas 8 años como matrimonio, cuando aún eramos novios Cristal me contaba algunas experiencias que llegó a tener con sus antiguos novios, eso a decir verdad más que m*****arme llegaba a exitante, la primera vez que me contó una de sus historias fue después de festejar el cumpleaños de su mejor amiga, aquella noche nos sentamos a beber cerveza, después continuamos con un poco de tequila con refresco de toronja, este cóctel animo a las chicas a bailar mucho más sensuales de lo normal, debo aclarar que su mejor amiga de nombre Lizbeth, una chica de tez bronceada se comportaba de una manera sumamente sugerente y atte ido al momento de bailar, por más que buscará el disimular la obvia atracción que tenía hacia Lizbeth, Cris se daba cuenta que me quedaba viendo de manera fugas a la pronunciado escote de su amiga, después de varias horas de estar el el bar bebiendo y bailando ya pasada las 3:00 am residimos encaminarnos cada quien a sus respectivos hogares, claro, también teníamos planes a parte, Cris me i territorio un poco de lo que pensaba hacer caso de su amiga, yo no tenía el gusto de conocerla Ganges de ese día así que le dije que me parecía una persona muy divertida pero algo destrampados, Cris me comentó que hace un tiempo atrás ambas habían abierto un pequeño local de ropa al cual llegaban a ir sus respectivas parejas de ese entonces, llegada la hora de cerrar, ambas parejas tomaban posesión de una parte de la tienda y daban rienda suelta a su libido, el cual era casi casi un ritual pues ambas amigas sabían y les editaba la idea que se pudieran ver mientras cogían con su respectivo novio en turno, dicho ritual se volvía algo común y hasta sincrónico, ambas comenzaban mamando el miembro erecto del chico sin siquiera desvestirse, y sin dejar que las tocasen ni las tetas, les gustaba el roll dominante en esas circunstancias, la señal de aprovechamiento era cuando se despojaban de las blusas y el sostén que ocultaba sus hermosas tetas, los cuatro podían verse teniendo relaciones sin pudor ni vergüenza, los novios conocían los cuerpos desnudos de ambas chicas y también de la pareja de la otra, terminaban cabalgando a sus chicos y haciendo que terminaran en sus bocas para dejar el menor rastro posible de lo ocurrido en el pequeño local y finalizaban con un largo beso entre ellas, era como un juego, mezclar el semen de los chicos en un beso prolongado, sintiendo el fluido del sexo mientras entrelazaban sus lenguas, en ese momento le pregunte el porque había sido la diferencia aquella ocasión, a lo que ella contestó que fue porque el novio de Liz no le gustaba ser observado al tener sexo, mi hubiera encantado ver el cuerpo desnudo de Lizbeth.
Cómo es de suponer, es noche tuvimos un sexo salvaje y también fue la primera vez que pude probar el apretado culo de mi novia, nunca pensé que haceptaria tener sexo anal, quizá el alcohol, solo puedo decir que fue genial verla penetrada por mi verga boca arriba teniendo como panorama su exquisita vagina la cual chorreaba de lo editada que se encontraba.
Así poco a poco me comenzaba a contar sus experiencias sexuales con sus no nos y en una que otra ocasión con algún amigo, cada vez que me relataba dichas travesuras era casi seguro que tendríamos sexo desenfrenado durante toda la tarde. Sus constante historias hacían que la imaginara teniendo sexo con otros chicos, misma idea que me rebotaba constantemente por mi cabeza y lo que comenzó como una visualización pasajera se convirtió poco a poco en una fuerte fantasía la cual acresento cierto día cuando ella misma me confeso que era capaz de estar con dos machos a la vez.
Esto nunca lo había comentado a mi esposa hasta hace un tiempo, me encontraba en la oficina cerca del centro de la cuidad, los sexshop abundan por la zona al igual que el servicio sexual de las prostitutas, ni que decir de la proliferación de hoteles. Me encontré con un anuncio de un cine para adultos en el cual se leía “compartiendo esposa” esto me despertó nuevamente mi morbo, al llegar a casa le comenté a mi esposa sobre el anuncio que tanto había llamado mi atención a lo que ella comentó : acaso eres compartido? Yo me limité a levantar los hombros y ella correspondió con una sonrisa y moviendo la cabeza, el asunto quedó ahí, hasta cierto día que ella retomo el tema repitiendo me la misma pregunta ” y si eres compartido?” Dicho comentario me callo un poco por sorpresa a lo cual conteste ” si a ti te gustaría yo no tengo inconveniente” sentí una mezcla de celos y exitacion, la imagen de verla con un sujeto teniendo relaciones sexuales me hacía sentir m*****o y ansioso pero no fue hasta el día de mi cumpleaños en que estando en la oficina me llegó un mensaje con la dirección y el número de cuarto de un hotel no muy lejos del trabajo seguido de una foto de mi esposa en un conjunto muy sexy color negro, medias y zapatillas, dicha imagen me puso duro que en un inicio me costaba disimular mi erección, al terminar mis labores no podía esperar para encontrarme con mi esposa, ella me llamó y me preguntó donde me encontraba y le contesté que estaba a un par de minutos de hotel, a lo que contestó que me esperaba.
Al llegar al lugar me encontraba muy ansioso con ganas de cogerme a Cris de muchas maneras, toque la puerta y escuché la voz de mi esposa diciéndome que entrara, en cuanto lo hice me lleve una enorme sorpresa, mi esposa estaba mamando una enorme verga de uno de sus amigos, yo me quedé atónito al ver semejante escena, mi esposa paresia una auténtica puta con el conjunto negro, mayas y zapatillas del mismo color e incada recibido un miembro en su boca, ella me miró y con el pene en la boca me sonrió y me hizo señas para que me acercara, me desvestirse me inmediato y me uni a mi esposa, ella pasaba de un miembro al otro, mamando ambas vergas desde los testículos hasta jugar un poco con su lengua en la punta de los duros miembros a su disposición,, liberándose del sostén, sus lindas tetas se adornaron con las cabezas de los penes acompañado de fluidos seminales y saliva los cuales cubrían sus tetas, levanté a mi esposa y la acoste, su amigo de nombre Rafael se acomodo para regresarle el sexo oral mientras ella continuaba dando me lamidas y chupadas en mi miembro cuando sin darme cuenta Rafa ya se estaba cogiendo a mi esposa, ella me sonrió me me dijo ” feliz cumpleaños mi amor” , era realmente exitante ver a mi esposa siendo una completa puta, ella gemía y se retorcía recibiendo en su vagina el miembro de su amigo y escucharla como puta en celo me encendía aún más, llegó el momento para cambiar de lugares a lo cual quedamos haciendo una hermosa “H” estuvimos haciendo varios minutos, las tetas de mi esposa se balanceaban increíble al compás de cada arremetida, hasta que el primer orgasmo de mi esposa vino dejándose caer sobre la cama, me sonrió y la bese, aproveche para acomodarme detrás de ella y quedar en cucharita, mi miembro comenzó a buscar donde posarse abriéndose paso entre sus nalgas, siempre a sido más fácil que su ano se relaje en esa posición además de ser el que más cerca estaba de mi pene, así que poco a poco ella se acostumbro a tener mi pedazo de carne en su culo hasta que logró entrar por completo, ella extasiada solo decía, “cógeme como la pita que soy” Rafa le ofreció su miembro en la boca la cual abrio sin espera, me sorprendió ver a Rafa propinarle a mi esposa una tremenda mamada en su puchita al dejarla descubierta al subirle la pierna, solo escuchaba a Rafa confirmar lo hermosa que se veía mi esposa siendo enculada y sus jugos saliendo constantemente, después de algunos minutos mi esposa se separó, beso a Rafa en un beso sumamente ardiente y lo recostó, ella lo monto increiblemente, sus gemidos y gritos eran muy ruidosos hasta que llegó un momento en que me estiró la mano para que me hacer cara y comenzó a lamer mi miembro como si estuviera poseída por la Liguria, me beso y me dijo “amor, te quiero atrás, romperme el culo, quiero sentirlos a los dos” su petición fue lo maximo, en cuanto me acomode y con algo de dificultad para penetrarla por el culo pues ella no paraba de moverse, tuve que tomarla por la cintura con fuerza y metérsela casi de lleno, yo solo sentía mis testículos chocando con los de Rafa y al principio fue extraño, sensación que desaparecio casi de inmediato, el sentir en miembron de otro hombre dentro de ella con la única separación de un las paredes vaginales y anales, el sentir como ambos penes se estimulaban entre sí acompañados del cuerpo de mi esposa es una sensación difícil de describir. Ella soltaba enormes gemido repitiendo “sí sí sí así, partanme en dos, empuja cabron, coganse a su puta ” el éxtasis de mi esposa nos invadió a los dos y con enormes embestidas cogíamos a mi esposa hasta que no soportamos más, nos separamos, ambos nos vacíamos en la boca de mi esposa y ella nos recibió con guía, la imagen se convirtió en una escena inigualable, su tez brillaba con el semen de los dos, de sus tetas, vientre y piernas escurria la leche y se confundían con el sudor de los tres, nunca había visto a .mi esposa tan hermosa como aquella vez. Esa noche repetimos en dos ocasiones más y ahora Rafa es un invitado constante en casa, mi esposa me manda videos cuando está a solas con el por si yo no puedo estar por cuestiones del trabajo, me muestra fotografías donde la llena la vagina y el culo de semen. Me encanta saber lo puta que es mi esposa

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir